«El triple desafío del G20», por Jorge Argüello